En Buenos Aires, Chayanne develó su intimidad familiar. - 10 de Marzo 2011 - chayanne
Jueves, 2014-08-21, 4:05 PM
Le saludo, Visitante
Inicio » 2011 » Marzo » 10 » En Buenos Aires, Chayanne develó su intimidad familiar.
6:10 PM
En Buenos Aires, Chayanne develó su intimidad familiar.
"Soy un padre super protector"
En Buenos Aires, Chayanne develó su intimidad familiar.
 

Nadie puede poner en duda el carisma y la energía que emana su presencia. Apenas Chayanne (37) ingresó a una sala del Hotel Park Tower, donde se alojó durante los tres días que duró su gira promocional por la Argentina, su acento portorriqueño enamoró a quienes lo escucharon por primera vez. En cada uno de sus gestos deja entrever su humildad y agradecimiento con la vida. Hijo de Irma Luz, una estimada maestra de escuela, y Quintino, un gerente de ventas, fue el preferido de los cinco hermanos. Nació en el pueblo de Río Piedras la madrugada del 28 de junio de 1968 con el nombre de Elmer Figueroa Arce. Y desde ese momento su destino se asoció con el éxito. Hoy lleva 25 años de carrera y lanzó 19 discos. Cada vez que sube a un escenario su personalidad se potencia, y el encanto que seduce a sus fanáticas se convierte en amor a primera vista cuando sus pasos de baile descubren su sensualidad.
Está casado con la venezolana Marilisa Maronesse, con quien tuvo dos hijos, Lorenzo Valentino (8) e Isadora Sofía (4). "A mi mujer la conocí en un aeropuerto de Venezuela, fue algo muy espontáneo y mágico. Desde el primer momento en que la vi me di cuenta que ella iba a ser mi esposa. Es una persona de una increíble belleza e inteligencia”, le confesó a CARAS en díalogo exclusivo. Su último trabajo titulado "Cautivo” muestra "la etapa que estoy viviendo en mi vida”. El disco compacto producido en Miami, Los Angeles y Nueva York ya es récord de ventas en varios países y recibió un disco de platino en la Argentina.
—¿Qué lo cautiva?
—Mi público, mi carrera y mi familia, yo vivo por ellos. Todas esas cosas lindas por las que tuve que pasar en la vida. Con esta profesión recibí mucho, y eso me convierte en una persona muy agradecida. Por eso, a la hora de ponerle un nombre a mi nuevo disco elegí esta palabra que encierra mucha fuerza.
—¿Le resulta difícil criar a sus hijos a la distancia?
—Aunque sean pequeños ellos entienden mi profesión, son mis dos grandes amores, todo lo que hago es por ellos. Yo paso más tiempo de lo que la gente cree a su lado. En esos momentos que estoy quiero que sientan que cuentan con toda mi atención. Me siento un padre super protector, nunca le dije a mi mujer "comprales lo que necesitan” mientras yo estaba ocupado. Soy parte de todo lo que hacen, y con Marilisa creo que hacemos buen equipo en las decisiones que involucran a los chicos.
—¿Qué cosas le gusta hacer por ellos?
—Si me retraso con algún vuelo y llego por la madrugada, me quedo a su lado esperando que despierten para acompañarlos en el desayuno y llevarlos al colegio. Cuando están viendo tele, me siento a su lado y me río más de sus carcajadas que de los cartoons.
—¿Le recriminan algo cuando se va de gira?
—Como todos los pequeños, quieren saber qué hago y qué dejo de hacer. Es ahí cuando los siento a mi lado y les explico cuanto tiempo me voy y adónde me voy. Cuando vengo a la Argentina son muy chistosos. El mayor me pide que salude a un montón de gente que conoce de la época que vivimos acá, en Buenos Aires. Tiene un montón de recuerdos.
—Lorenzo y Sofía, ¿le piden regalos de los países a los que viaja?
—Por suerte, no... (risas). Lo que hay entre nosotros es mucho amor. Tal vez cuando sean más grandes tenga que llevar valijas llenas de sorpresas.
—¿Le gustaría que siguieran sus pasos?
—A ambos les gusta la música y hacen sus cositas, como tocar la guitarra o jugar con la pandereta, pero no los presiono. Yo me meto en sus mundos para saber qué es lo que hacen. No quiero que mi trabajo sea algo que rompa con su círculo de tranquilidad y rutina. Quiero balancear todo lo que significa estar en este medio y mi entorno íntimo.
—A usted, ¿sus padres lo apoyaron en la profesión?
—Ellos siempre estuvieron conmigo. Yo iba a la escuela y estaban muy pendientes de cómo me iba. Pero al igual que con mis hermanos, sus prioridades eran que fuéramos felices. Siempre estuvieron allí para contenernos y cuidarnos.
—¿Le faltó la compañía de ellos cuando comenzó sus giras a los diez años?
—Siempre me sentí muy protegido por el entorno que existía cada vez que me iba. Aunque a esa edad es muy común querer estar con los padres de uno. Pero ellos, cuando podían, me acompañaban, y sino permanecíamos largas horas hablando por teléfono.
Si bien recibió varias invitaciones para volver a la pantalla grande, e incluso su amigo y colega Marc Anthony lo tentó a participar de un film, él prefiere esperar un poco más y dedicar sus energías a la gira de promoción y presentación. "En cada disco le pido al público otra oportunidad para hacer lo que más me gusta”. Conquistador del público argentino por su simpatía y calidez, esta vez se quedó con las ganas de reencontrarse sobre el escenario con esa platea que tanto lo adora. "Lo que más felicidad me da es cantarle a la gente”. Una satisfacción que no pudo cumplir durante esta corta visita. Tuvo que conformarse con dejar su estela en el CD y la firme promesa de volver.

Visiones: 574 | Ha añadido: Jael | Ranking: 0.0/0
Total de comentarios: 0
Nombre *:
Email:
Código *: